Aprender a pensar: ¿Por qué el Coeficiente Intelectual no es tan importante como se lo considera?

 

 

Introducción

 
Mucho se ha hablado del CI o Coeficiente intelectual. Este número, al que se llega en forma de exámenes estandarizados funciona, para muchos expertos, como indicador de inteligencia. A pesar de ello y a raíz de nuevas investigaciones que suponen la existencia de diferentes tipos de inteligencia, la importancia del cociente intelectual ha sido cuestionada. A continuación, algunas de las razones de este cuestionamiento.
Aula escolar

¿Qué significa tener un alto CI?

En principio, tener un CI alto indicaría una gran capacidad para resolver problemas de lógica que requieren la utilización de diferentes habilidades cognitivas. De acuerdo a los expertos, el número promedio de coeficiente que suele dar en un examen para gente de inteligencia “media” es de 100. Si nos encontramos con una puntuación mayor a 120, estaríamos hablando de lo que comúnmente se llama “superdotados”. A pesar de ello, existen discrepancias dependiendo qué tipo de test se tome. De todas maneras, un mínimo de CI sería necesario para el desarrollo exitoso en la escuela primaria, media y universitaria.

¿El CI es lo mismo que la inteligencia?

Una vez establecidos los lineamientos generales sobre los tests de Coeficiente Intelectual (CI) cabe destacar que su importancia es meramente relacional. Es decir, este “indicador” de inteligencia supone una medida relativa que sólo es útil en comparación con otros individuos. A diferencia del peso o la altura, que son valores determinantes en una persona, el CI sólo la compara con respecto a determinada población. De esta manera, el coeficiente no es una medida determinante en sí misma y, por ello, no es asimilable a la inteligencia.

 

El CI puede variar

Más allá de que el test de coeficiente intelectual no define la inteligencia de una persona, cabe destacar que tampoco representa una medida invariable a través de la vida. Muchos estudios han demostrado que, a lo largo del desarrollo y crecimiento de un sujeto, es posible que sucociente intelectual aumente e, incluso, disminuya. Por lo tanto, la importancia de un número que represente nuestra capacidad cognitiva para resolver ciertos problemas a cierta altura de nuestra vida es relativa y, muchas veces, se ve influenciada por factores del entorno como el tipo de educación.

Una medida polémica

Para hablar de la importancia del CI en la vida de un sujeto es necesario investigar la confiabilidad de esta medida tan usada. Científicos de la Universidad Western de Canadá y el Museo de Ciencia de Londres llevaron a cabo el mayor estudio alguna vez realizado para medir la inteligencia. La idea era determinar si una cifra podía medir las distintas habilidades cognitivas. La conclusión fue que el número de coeficiente intelectual resulta, por lo menos, “engañoso”. Para este conjunto de estudiosos el test de CI tiene muchas falencias y no contempla el universo complejo que implica hablar de “inteligencia humana”.

El CI y el éxito

Como ya hemos mencionado, existen diferentes niveles de puntajes que se pueden obtener en los tests de coeficente intelectual y estos determinan alguna habilidades cognitivas a la hora de resolver situaciones de la vida cotidiana. Si bien siempre es deseable tener un cocientepor encima de la media, este factor no es determinante en el desarrollo exitoso en la mayoría de las carreras profesionales. En principio, porque el concepto de CI no es equiparable con lo que denominamos “inteligencia”. Por otro lado, porque muchas profesiones requieren de habilidades sociales que no están incluidas en los exámenes estandarizados que “miden” el coeficiente.

¿La inteligencia es una sola?

Otros de los grandes cuestionamientos a los tests de coeficiente intelectual es que solamente miden ciertas habilidades, dejando de lado que existen diferentes tipos de “inteligencia”. Estas inteligencias múltiples no son fijas, sino que se desarrollan o se dejan de lado a lo largo de la vida. De acuerdo al Psicólogo de la Universidad de Harvard, Howard Gardner, existen ocho tipos fundamentales y, en conjunto, nos dan una idea más amplia de lo que sería el intelecto humano, restringido por los exámenes de CI a habilidades de lógica y lenguaje.

Tipos de inteligencia: Lingüístico-verbal y lógico-matemática

Como ya hemos mencionado, el test de CI no es suficiente para “medir” los diferentes tipos de inteligencia que puede desarrollar una persona a lo largo de la vida. Uno de esos ocho tipos de inteligencia es la lingüístico-verbal, referida a la expresión y a la habilidad para comunicarnos que poseemos. Por otro lado, nos encotramos con la Inteligencia lógica-matemática, cuyo desarrollo en un individuo se manifiesta por la capacidad para resolver problemas con gran rapidez y eficiencia. Si bien estos dos tipos son de suma importancia y son los reflejan los tests de CI, no son los únicos y no son determinantes en el desarrollo exitoso de un sujeto a lo largo de su vida.

La inteligencia musical y la espacial

Siguiendo la línea de lo que el número del CI deja de lado, nos encontramos con otros dos tipos de inteligencia, también descubiertas por Howard Gardner: la musical y la espacial. La primera nos resulta obvia y, como es de esperarse, se refiere a la capacidad de cantar, escuchar y ejecutar música. En cuanto a la inteligencia espacial, tiene que ver con la habilidad de visualizar ideas, crear imágenes mentales e, incluso, dibujar. Estos talentos son altamente valorados en diferentes profesiones y no son menos importantes por no estar englobados en los tests de coeficiente intelectual.

Inteligencias intra e interpersonal

Sin restarle importancia a la capacidad que tiene un individuo de resolver un problema matemático o de leer un poema, es necesario destacar que no solo ello definirá su intelecto y su desarrollo en la sociedad. Expertos llegaron a la conclusión de que la habilidad de relacionarse, trabajar en equipo y “leer” las emociones en otros seres humanos son cruciales para el éxito. Como contrapartida, existe también una inteligencia que define la relación que tenemos con nosotros mismos, nuestra capacidad de autoconocimiento y resolución de conflictos internos, llamada “intrapersonal”, que también es deseable a la hora de vivir una vida personal y profesional plena.

Inteligencia corporal y naturalista

Para finalizar con las diferentes habilidades que no incluye el test de CI, nos referiremos a la inteligencia corporal y a la inteligencia naturalista. La primera tiene que ver con el control de nuestro propio cuerpo, así sea para el desarrollo de actividades artísticas como bailar, como para utilizar herramientas en la vida diaria. En cuanto a la naturalista, tiene que ver con la posibilidad de detectar relaciones entre diferentes especies de animales y plantas, es decir, representa la capacidad que tenemos para analizar nuestro entorno natural. En análisis de estos dos tipos de habilidades, sumados al resto ya enumerados, son mucho más fiables a la hora de describir lo que sería el intelecto humano.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s